Make your own free website on Tripod.com

LA BIBLIA
DEL HIPISMO COMENTA

GUSTAVO NOGUERA BRUZUAL

EDITORIAL

TREN SELECTIVO

Leer anteriores

En agosto de 1978 deja de cumplir campaña en Venezuela el entrenador caraqueño Eduardo Azpurua Sosa, después de unos quince años en el oficio en la hípica venezolana. Eduardo comenzó sus días como entrenador en el hipódromo de La Limpia, en Maracaibo, donde cumplió dos campañas, antes de su venida a Caracas en 1965. A Eduardo se le conoció como el "Rey de la efectividad", por aquello de ganar buen número de carreras en menor cantidad de compromisos, siempre se distinguió por esta modalidad de entrenamiento. Igualmente el menor de los Azpurua Sosa fue ganador de unas 1.020 carreras, 38 de ellos clásicos, que incluyen los tres de la triple corona de El Corsario.

Cada vez que vemos a una de estas nuevas figuras del látigo deslumbrar con su maestría al aficionado hípico local, la verdad que ya no nos sorprende. Porque Venezuela siempre ha sido una cantera de extraordinarios látigos, y si no vean que uno de los nuestros fue merecedor del "Eclipse Award", el máximo premio del hipismo norteamericano. Hablamos de Jesús Armando Bracho, un muchacho que viajó a EUA en busca de mejores oportunidades, a pesar de que para el momento de irse al norte ya era ganador de unas 28 carreras, 4 de ellas clásicas. Jesús Armando, logró posesionarse de la estadística de Hialeah, antes de recibir su título de "aprendiz del año".

El 19 de agosto de 1989, el otrora gran entrenador merideño, Domingo Noguera Mora, hoy desaparecido, ganaba su último clásico de por vida profesional. Lo hacía con New York Dancer, al ganar con éste el clásico Victoreado, del cual fuera también su entrenador. No hay que olvidar, que el recordado "pavo Noguera", fue ganador de seis campeonatos en La Rinconada, que le llevaron a ganar unas 1.774 carreras, sesenta de ellas clásicas. Así mismo, fue el primer ganador del clásico Internacional del Caribe, con el antes nombrado Victoreado, que completa con otro hecho destacado, al haber sido el entrenador del primer caballo millonario de nuestra hípica, Chateaubriand.

En el clásico Cría Nacional de 1987, corrido un 22 de agosto, el sensacional Aragonero, el hijo de Gentleman's World en La Clem, gana a su antojo dicha carrera con Rafael Torrealba arriba. Derrotaba en aquella oportunidad al crack de la época, Winton, que había llegado a imponerse hasta en once clásicos consecutivamente, y con esto había visto interrumpida su cadena de victorias clásicas. De ahí en adelante, Aragonero iniciaría una campaña llena de éxitos, que lo llevaron a conseguir varios triunfos clásicos de importancia, uno de ellos fue el Simón Bolívar ganado por distanciamiento de Gallardete, al obstaculizar la línea de carrera al crack del Sacedón.

ESTADÍSTICAS

CORREO-E

PREGUNTAS

ESCRIBEN NUESTROS LECTORES

TRABAJOS ESPECIALES

CRIOLLOS EN EL EXTERIOR

TRAQUEOS CARACAS

TRAQUEOS VALENCIA

COLUMNA: LA ACTUALIDAD DEL HIPISMO

COLUMNA: TIPS HÍPICOS VALENCIANOS

COLUMNA: ASÍ LO VI … DESDE LA TRIBUNA