Make your own free website on Tripod.com

ESCRIBEN
NUESTROS LECTORES


EDITORIAL

TREN SELECTIVO

CÓMO SE VIVE UNA BREEDERS' CUP
REGRESAR DE LAS "BREEDERS' CUP"

Cuando se habla de las "Breeders' Cup" por lo general se piensa en una reunión de carreras donde se disputan pruebas entre los mejores caballos del mundo, sin embargo, en Gulfstream Park hubo una fiesta de tres días, que nos permitió ver cientos de Purasangres compitiendo en 18 eventos clásicos, además de las ocho "Breeders' Cup", lo cual indudablemente para cualquier hípico resulta ser algo fantástico. No inusual, fantástico.
Todo comenzó el Viernes 5 de noviembre. Al arribar al hipódromo se sentía un ambiente de alegría, de movimiento continuo, mucha gente, muchas flores, colas, recuerdos en venta, vigilancia, orden... Rápidamente nos reconocimos como hípicos, desplazándonos como pez en el agua, y a nuestro lado estaba Truddy McCaffery, si, la dueña y criadora de Free House, y sonriendo a la izquierda Don Manuel Azpúrua Sosa, nos saludamos y hablamos de nuestra presencia allí para aupar a High Security, y recordamos a Socopó, pues ambos caballos lograron volcar la gente a la pista. De pronto nos sentimos en familia, ¡éramos tantos los venezolanos presentes allí!. Propietarios, preparadores, jinetes, comunicadores, y hasta la veterinaria del
paddock de La Rinconada. Todos vivimos nuestra primera emoción fuerte cuando apareció High Security en la pista rumbo al ensillaje, seguido de Ayubi, con su labio superior anudado para tratar de mantenerlo en calma. Se veía impecable.
Poco después aparecía de nuevo High Security con Javier José Castellano en sus lomos, mostrando su carácter fiero intentando agredir al pony que lo guiaba hacia el punto de partida. Se disputaría el "A.P. Indy Stakes" con premio de $75.000. High Security salió a devorarse la cancha, Castellano logró dominarlo, y se fajó con el moro Dancing Guy en una batalla que nos emocionó a todos. Parcial de 72.4 para 1200 mts y los campeones zulianos comandando, sin amilanarse, guapeando. A mi lado José Garóffalo gritaba: "vamos chiquito", mas allá se escuchaba "ahí Castellano viejo". Nos pasaron en los 200 finales y llegamos quintos, pero a ½ cuerpo del tercer lugar, a nariz del cuarto lugar, sin desmayar ni un instante. ¡Que bueno es High Security!. Me atrevo a aseverar que si no hubiese corrido sus dos carreras anteriores en 1200 mts otro hubiera sido el cuento. Pronto volverá a ganar; eso sí ... en su tiro.
Pero la tarde nos deparaba otro momento importante, Extended Applause, una tresañera hija de Exbourne, preparada por Don Manuel Azpúrua Sosa, se impuso en los 1200 mts del "Love's Exchange Stakes" con $100.000 en premios. Ese fue el abrebocas para el día grande, el día que veríamos a Silverbulletday, a Chilukki, a Daylami...

El día esperado

Y llegó el sábado. Si el día anterior había mucha gente, ahora habían demasiados carros, demasiadas personas entrando, caminando, comprando. Ubicarse era una tarea difícil. Comerse algo o tomarse algo era muy difícil. Asistimos 45.124 espectadores, ávidos de ver carreras, seguros que lo que ocurriría sería historia. Gulfstream Park no fue hecho para tanta gente, pero se las ingeniaron para colocar palcos aquí, palcos allá, tribunas por la izquierda, por la derecha, pantallas enormes en áreas sin visión sobre la pista, etc. Apostar en una carrera era complicado. Pero nuestra presencia allí era para disfrutarlo todo, para ver a los ídolos de cuatro patas, a los mejores del momento.
Las dos primeras carreras fueron clásicos de $100.000, el "Sunday Silence Stakes" en 1700 mts y el "Eliza Stakes" en 1200 mts. "Nite Dreamer", un moro hijo de El Prado, criado por Frank Stronach, el nuevo dueño del hipódromo, abrió la tarde, dejando 101.3 para la distancia. El "Eliza", para dosañeras, lo ganó una hija de Seeking The Gold en madre por Storm Cat, Sahara Gold, con Jerry Bailey, para los colores de Chilukki (Stonerside Stable, LLC), agenciando 69" para los 1200 mts. Gulfstream Park tiene una pista rápida, siempre húmeda por la zona en que se encuentra.
Todo estaba listo para el gran show. La tercera carrera era la Breeders' Cup Distaff con $2.000.000 en premios. Corrían Silverbulletday, Keeper Hill, Banshee Breeze y Beatiful Pleasure ... había que verlas. Y nos dirigimos al paddock de ensillaje. La aglomeración de gente era inaudita, todos queríamos verlas. Como pudimos y desde donde pudimos, vimos pasar a las competidoras a menos de 2 mts. Cuando pasó Bailey sobre Silverbulletday se despertó una algarabía, le gritaron, le rogaron que ganara, Bailey sonrió en todo momento. Ningún otro jinete motivó esa reacción en el
paddock durante el resto de la tarde. Salieron a la pista mientras nos desplazábamos a nuestro puesto para ver la carrera. Beatiful Pleasure no dejó correr a nadie, tomó la punta y se mantuvo firme hasta la meta, con un Chávez (el jinete) inmenso sobre sus lomos, ratificando porque es el mayor ganador de carreras en EUA. Dejó 107.2 para los 1800 mts rematando en 12.4. Banshee Breeze no pudo alcanzar por segundo año consecutivo, y la vi regresar lesionada, tomada de las bridas por Pat Day. Todos corrieron a atenderla. No fue esa mi única tristeza en esta prueba, Silverbulletday no estuvo decidiendo, yo quería verla ganar.
La Breeders' Cup Juvenile Fillies la vi en un monitor pues estaba tratando de sellar un
pick six, como un 5y6 desde la quinta carrera hasta la décima pero con $5.000.000 garantizados en premios, y la partida se dio justo en mi turno de sellar. "Cash Run con Bailey punteaba y Chilukki parecía que la pasaría cuando su jinete David Flores decidiera, pero nunca decidió, y mientras Bailey mandaba y pegaba como una máquina, ese Flores lucía sin recursos. Todos vociferaban en su contra: "pégale", "muévela", "vamos, ¿qué pasa?"... Ganó Cash Run con Bailey, de nuevo una Seeking The Gold, ésta nieta de Pleasant Colony, preparada por D. Wayne Lukas. Surfside, la hija de Flanders, lo hizo muy bien entrando tercera pero sin mortificar a las dos primeras y no pudo emular a su madre. Al terminar la carrera, obtuve mi pick six y una premonición, "creo que a Bob Baffert no le irá bien hoy, se equivocó seleccionando al jinete para sus mejores chances: David Flores. Este jinete no puede con la presión de las Breeders".
Se presentó la primera prueba en la pista de grama, la Breeders' Cup Mile. Un espectáculo que aún me abruma. Increíblemente hermosas las carreras en grama. Como un premio especial recuerdo nuestra primera victoria como propietario en EUA. en la pista de grama de Hialeah Park, gracias a Redformer (por Dynaformer) y a José Garóffalo nuestro trainer.
Impresionaban los caballos en el
paddock, especialmente el inglés Lend A Hand del "Godolphin Racing, Inc" que conduciría Lanfranco Dettori. La prueba se desarrolló compacta, todos juntos, todos con chance, pero mi favorito Hawksley Hill se rezagaba mucho. Lend A Hand parecía ganador, pero los franceses Silic y Tuzla remataron muy duro, obteniendo primero y segundo lugares respectivamente. Silic (por Sillery, nieto materno de Sadler's Wells) con Corey Nakatami se impuso en bravo final, la yegua Tuzla fue segunda en gran carrera, presentada por Baffert, conducida por David Flores y para los mismos colores de Chilukki. Pat Day no estuvo precisamente brillante sobre Hawksley Hill, que remató quinto a ½ cuerpo del ganador en mi recuerdo visual, luego de entrar último al giro del último codo. Lend A Hand quedó cuarto cerquita.
Volvimos al
paddock, venía la "Sprint" en 1200 mts. Llamativa la estampa de Furlough, la rematadora hija de Easy Goer. Impresionante Artax. Peligroso lucía Forestry, el tresañero hermano materno de Cash Run, presentado por Baffert pero conducido por Chris Antley, un jinete para estas carreras. Se dio la partida y en pocos segundos todo el hipódromo tuvo conciencia de lo que ocurriría al final. Chávez otra vez, inmenso sobre Artax que parecía un tren. Forestry entró cuarto y Furlough no pudo con este grupo.
La séptima prueba de la tarde sería la 1ra. "Breeders' Cup Filly & Mare Turf" en 2200 mts. Otra vez la pista de grama en uso, en una carrera súper disputada de principio a fin, con tropiezos para varias de las competidoras en diferentes tramos de la carrera. Soaring Softly siempre lució ganadora, pero no fue sino a la entrada de la recta final cuando su jinete Jerry Bailey decidió pasar a ganar, y la hija de Kris S. le respondió como una campeona. El segundo lugar muy meritorio para la campeona Coretta, apenas en su tercera carrera después de su espectacular rodada en Hialeah con Eibar Coa en sus lomos, que la mantuvo 6 meses fuera de competencia. La campeona alemana Borgia debió estar decidiendo esta prueba pero los jinetes alemanes son muy malos, y si Kieren Fallon no es alemán pues lo parece. No se merece esta campeona haber sido conducida por Fallon en la "Turf 1997" (2da contra los machos) y mucho menos que se lo repitieran para esta carrera en 1999.
Llegó el turno de los potros y una sorpresa enorme se asomó en los rostros de todos los presentes cuando Anees, quizás el de menores credenciales en la carrera, se alzara con el triunfo para los colores de "The Thoroughbred Corporation", con el jinete contratado de esa divisa: Don Gary Stevens, el jockey preferido de Baffert hasta hace poco. Este potro hijo de Unbridled provocó polémicas por su inclusión en la prueba, pues muchos consideraban que habían otros potros con mejores credenciales que debieron ser escogidos por la comisión seleccionadora antes que él. Pese a ello, en la pista se mostró superior y en la taquilla le reportó $62.60 por cada ganador a quienes confiaron en él. Bien por el joven preparador Alex Hassinger Jr. Forest Camp, el favorito, de Bob Baffert, con David Flores apenas pudo entrar sexto. En el
paddock antes de la carrera Baffert me lució cansado y hasta de mayor edad. Por el contrario, D. Wayne Lukas lucía radiante con su sombrero de vaquero, como si intuyera que algo bueno le esperaba. Su potro High Yield, con los colores de la familia Lewis se clasificó tercero.
Y otra vez la grama, ahora para la "Breeders' Cup Turf" por $2.000.000. Quizás el grupo de caballos más hermoso de la tarde: Dream Well, Royal Anthem (un gigante espectacular), Daylami, Val's Prince, Yagli, Bonapartiste y el pequeño Bucks Boy. La carrera en milla y media se dio con Bucks Boy siempre en punta dejando parciales impresionantes de 23.2 - 47" - 70.3 y 96". Entró en la recta final mandando y parecía que se venía hasta la meta, cuando Dettori con Daylami lo desplazó en un remate pocas veces visto por mí. No mereció perder Bucks Boy. Sin embargo, el moro Daylami fue el caballo espectáculo de la tarde, convirtiéndose en el segundo europeo en ganar una Breeders' en Florida, defendiendo los colores del "Godolphin" y conducido por el jinete más carismático de Europa. Dettori nos hizo celebrar a todos con su alegría, levantando al público de sus asientos y generando catarsis con su ya famoso salto para bajar de la silla. Aún así, el moro Daylami le robó mi atención durante la ceremonia, por su garbo y belleza. Parece un Campeón y lo ratifica en la pista. Dettori fué el más simpático de este día inolvidable para muchos hípicos del mundo.
La "Breeders' Cup Classic" definitivamente era la carrera que todos estaban esperando, se notó en la reacción de todas las tribunas cuando esos monumentos equinos iniciaron su entrada a la pista. El favorito Behrens con el jinete Chávez iba a la búsqueda de un título de campeón en esta carrera, River Keen era la esperanza de los pequeños propietarios por su historia, Vision and Verse lucía impecable en el
paddock, igual comentario habría que hacer de Almutawakel, Ecton Park, General Challenge, Lemon Drop Kid, Old Trieste, además de los que iban a ser los protagonistas de la carrera Budroyale y Cat Thief. El momento de cuadrar generó gritos en el público, una emoción muy particular en la gente, se disputaban $4.000.000 en premios. En la carrera, Cat Thief siempre destacó, haciendo la punta pero más relajado que nunca. Pasando los primeros 800 mts Garóffalo afirmaba "viene haciendo la mejor carrera de su vida, viene muy cómodo", y sin embargo, los parciales eran de 23" - 45.3 - 69.4. Seguían para la milla y se aglomeraban los contendores detrás de él, pero Pat Day y Cat Thief totalmente compenetrados parecían no preocuparse dejando 94.1 para la milla. Entrando en la recta final, Budroyale y Golden Missile se le enciman por fuera y llegan a dominarlo, pero Day y Cat Thief sacaron la clase, arremetiendo de nuevo, Day contra Garret Gómez (el jinete de Budroyale) y Cat Thief contra Budroyale. Volvieron a dominar faltando 100 mts y ganaron hasta fácil. Por fin, el mejor hijo de Storm Cat, el Campeón semental del año, demostraba por qué lo era. Las había peleado todas, las había perdido todas, pero le tocaba la bonita. El "viejito" Pat Day ratificó que está montando mejor que nunca, que perdió la "Mile" porque todos nos equivocamos alguna vez, pero faenas como esta sólo le corresponde a los campeones.
Luego de la prueba, Day afirmó que sintió confianza todo el trayecto porque el caballo hacía todo lo que le pedía con mucha soltura y muy relajado. "Sabía que remataría como nunca antes", dijo. En taquilla devolvieron $41.20 por cada $2 a los
fans de Pat Day y D. Wayne Lukas, quien definitivamente está en su año, el año del "Salón de la Fama". De pronto oscureció, se acabaron las carreras. El cansancio que produce la emoción continúa nos llevó de prisa a soñar.
La despedida
Pero faltaba la despedida. El domingo fue el reencuentro con el espacio hípico de nuevo, sin aglomeraciones, sin empujones. Nos reunimos los venezolanos de nuevo para aupar a Luna Craft, la hija de la campeona Luna Pier, en el "Gaily Gaily Stakes" con $100.000. Conducida por Castellano, pegada a la baranda de la pista de grama, pese a los tropiezos remató con bríos para entrar segunda en excelente exhibición, perdiendo con "Terreavigne" (por Belong To Me) una ganadora de más de $400.000. Luna Craft, presentada por el venezolano Rodolfo García muestra un físico muy parecido a su madre y corre para los mismos colores del "Agropecuaria Maipure".
Siguió la tarde y nos despedimos, rumbo al aeropuerto, dejando a muchos amigos nuevos y viejos, allá estaban Luisa y Marcelo Sayegh, Roberto Rodríguez León, Erick Pignoloni, Héctor Torres, Juan Carlos Feijoo, Fred Desiderio, Nerio Vargas, Naco Martínez, José Gregorio Mendoza, Oscar Armao Mendoza, Marcos Aponte, Tony Freudman, Ramón Brito, José Luis García, Marianela Arocha, además de José Garóffalo, ya mencionado antes. Se que estaban presentes aunque no pude saludarles Darío Piccinini, la doctora Amanda, el famoso "jojoto", los dueños de Wild Dancer, etc. Muchos de los nuestros, a quienes les pido que digieran lo que vieron, lo que sintieron, y se llenen de valentía para enfrentar los enemigos que tenemos dentro de nuestro medio, y así algún día poder lograr compartir tardes hípicas como las descritas por mi emoción, en La Rinconada, en Santa Rita, en Valencia o en cualquier Centro Hípico del país. Saludos y gracias por su atención señor lector.

Ing. Enrique Salazar
14/11/1999

BREEDERS' CUP 1999

El solo hecho de estar presente en una Breeders' Cup representa un momento importante en la vida de un hípico. La Breeders' Cup reúne a los mejores ejemplares, jinetes y entrenadores, propietarios y criadores, en un festival hípico sin parangón en el ámbito mundial.
Por otra parte, una ocasión como esta nos llama a la reflexión, cuando de alguna manera proyectamos estos hechos a nuestro hipismo actual, tan golpeado y deteriorado en los últimos años, y vemos cuán lejos nos estamos quedando del nivel que siempre hemos deseado para nuestra actividad. Pese a todo, no podemos dejar de ser optimistas. No dejamos de albergar en nosotros la esperanza de que en un futuro nuestro hipismo sea manejado por personas que entiendan la dimensión de la industria, y que por la vía de los enormes ingresos que puede generar una jugada moderna y bien administrada, creen un ambiente de confianza donde los criadores y propietarios, pilares de la inversión hípica, puedan continuar trabajando a brazo partido en pro de un hipismo desarrollado como siempre lo hemos merecido.

Ramon Brito (30-G)
Noviembre, 1999

YA PUEDO DECIR QUE ESTUVE EN EL CIELO"

Era mi primera Breeders Cup y las expectativas eran enormes. Ya el ambiente se caldeaba un día antes en el aeropuerto de Maiquetía, donde un número considerable de hípicos nos dábamos cita en la puerta 23 para tomar el vuelo rumbo a Miami.
Y así llegamos al hipódromo de
Gulfstream Park. Un recinto de fascinante belleza, la chaquetilla del último ganador del Florida Derby (Vicar) adornaba la pared que daba al paddock interno en el que reposaba la estatuilla símbolo de la Breeders' Cup y a su lado resplandecía al sol floridiano la estatua del gran Cigar. Y llegaron las carreras. La expectativa del viernes tenía dos nombres: High Security y Starship Miss. Las grandes luminarias del hipismo iban de un lado a otro, no dudé en pedir unos cuantos autógrafos o que posaran para mi cámara y así fue como Gary Stevens, D. Wayne Lukas, Mike Pegram, Pat Day, JJ Castellano, Eibar Coa y un largo etcétera accedieron amablemente a mis solicitudes. Alí Ayubi, eufórico, nos incitaba a animar a su pupilo. La carrera fue buena y el ídolo venezolano arribó quinto. La última carrera de la tarde fue muy anecdótica, ya que debutaba Starship Miss (que no era nuestra campeona), se trataba de una pupila de Leíto Azpúrua. La carrera fue espectacular y la yegua ganó emulando a la nuestra. Mi sorpresa fue que en la tribuna gritábamos solo un grupo tras de mí y yo. Y en el grupito estaba Lucy Freudman. Al reconocerla me le acerqué y le incité a que se quitara los zapatos como hace con la tocaya venezolana. Muy eufórica me invitó a la foto. Imagínense, mi primera foto en los Estados Unidos con Starship Miss, rarísimo!!!!.
Al día siguiente, el espectáculo de la
Breeders'. Gracias a Erick Pignoloni, Vivi Reyes y Pedro Rubín, pude obtener la credencial de prensa, que me daba pase a lugares muy importantes. Así fue como llegué al propio paddock donde me encontré con José Rodríguez Bowen. Ambos estabamos coleados a ras de pista, el con su videocámara y yo con mi cámara desechable, tratando de hacer tomas únicas para mis páginas de Internet. Tras la disputa de la Distaff, al salir Chilukki nos pillaron y nos sacaron.
Después deambulamos por las tribunas y disfrutamos de las victorias de Artax, Anees, Daylami y los demás. Pero llegó la Classic y esto merecía una cobertura especial: tras tomar fotos en el
paddock interno me senté en la tribuna a disfrutar de la carrera más espectacular que he visto jamás. Tras la euforia del público y una vez finalizada la competencia, me fui hacia el lado opuesto de la celebración a esperar a Cat Thief (se trata del lugar por donde lo devuelven a las caballerizas) y allí tomé unas fotos espectaculares del primer plano del nuevo campeón de la Classic. Exhausto llegué al hotel y esa noche dormí como un tronco. Al día siguiente me limité a entrevistar a los venezolanos y a ver a Luna Craft (que llegó segunda).
Debo describir esta experiencia como INOLVIDABLE y de verdad le recomiendo que si usted es hípico de verdad, no se pierda una tarde de carreras como esa. En una frase "Ya puedo decir, que estuve en el cielo".

Juan Carlos Feijoo
Noviembre 1999


ESTADÍSTICAS

CORREO-E

PREGUNTAS

ESCRIBEN NUESTROS LECTORES

TRABAJOS ESPECIALES

CRIOLLOS EN EL EXTERIOR

TRAQUEOS CARACAS

TRAQUEOS VALENCIA

COLUMNA: LA ACTUALIDAD DEL HIPISMO

COLUMNA: TIPS HÍPICOS VALENCIANOS

COLUMNA: ASÍ LO VI … DESDE LA TRIBUNA