Make your own free website on Tripod.com

EDITORIAL

Leer editoriales anteriores

EDITORIAL

LA HISTORIA Y LOS CLÁSICOS

Aún los más radicales pesimistas, críticos y "quejones", tienen que aceptar que nuestro hipismo tiene una inobjetable historia de grandeza, de vivencias inolvidables, de gran calidad. Aún siendo un hipismo joven -menos de 60 años con cierta organización- es mucho lo que se puede contar y narrar en relación a la hípica venezolana, y esta historia tiene mucho que ver con los grandes clásicos, con esas grandes carreras como el "Bolívar", el "Presidencial", el "Fuerzas Armadas" y una larga lista, que incluye, por supuesto, al más joven de todos los clásicos Grado 1 con que contamos: el "Copa de Oro de Venezuela".
Son pocos los países en el mundo que pueden vanagloriarse de tener clásicos con una historia de casi 100 años, y Venezuela es uno de ellos, pues el Clásico "Presidente de la República" se instituyó en 1910 y se mantiene en estos días, aunque le tocó "sobrevivir" a un "intento de asesinato" finalizando la década de los '80, cuando se le cambió la fecha tradicional del 19 de abril para el mes de septiembre y en su lugar se inventó otro clásico cuya duración fue de apenas 2 años, pues afortunadamente privó luego la razón.
Tal situación, ocurrida en 1978 y 1979, fue producto del capricho de un hípico que, al tener en sus manos amplio poder de influencia -y un caballo con posibilidad de ganarlo si era en septiembre-, no dudó en cambiarle la historia a una carrera que para la época casi cumplía los 80 años de creada. Hoy, casi 20 años después, la comisión de carreras -en pleno- pretende exponer al hipismo a una situación similar cediendo a presiones gremiales (léase Asoprorín) y acabar con la historia de la que se ha convertido en la mejor carrera del hipismo venezolano -lo decimos sin reservas-: El "Copa de Oro de Venezuela", pretendiendo instituir en su lugar el clásico "Propietarios La Rinconada", reduciendo el "Copa de Oro" a 2000 metros y a un premio que apenas supera los 10 millones de bolívares y además trasladado a octubre, con las mismas condiciones que tuvo en los últimos años el "Cría Nacional". La consigna, en la comisión de carreras y en los gremios de propietarios, parece ser la de destruir lo que ya está creado. ¿Por qué no crear su caprichosa carrera en fecha distinta -primer semestre- y asignarle un premio importante sin acabar con una carrera de la talla de la "Copa de Oro"?.
Con acciones como ésta que pretende imponernos la Comisión de Carreras no sólo estamos retrocediendo. Es un respaldo a aquello de lo que siempre nos hemos quejado, que es el mal -y además caprichoso- manejo del hipismo. Aún es tiempo de rectificar.

TREN SELECTIVO

ESTADÍSTICAS

CORREO-E

PREGUNTAS

ESCRIBEN NUESTROS LECTORES

TRABAJOS ESPECIALES

CRIOLLOS EN EL EXTERIOR

TRAQUEOS CARACAS

TRAQUEOS VALENCIA

COLUMNA: LA ACTUALIDAD DEL HIPISMO

COLUMNA: TIPS HÍPICOS VALENCIANOS

COLUMNA: ASÍ LO VI … DESDE LA TRIBUNA